¿Cómo obtener una doble porción?

Iglesia de Cristo en Constituyentes.

¿Cómo obtener una doble porción?

(2 Reyes 2:1-14). Este pasaje registra el regreso a casa de uno de los hombres más grandes en la palabra de Dios. Elías fue muy usado por el Señor en su generación, pero su tiempo en la tierra llegó a su fin. Llegó el día en que llegó el momento de pasar el testimonio a una nueva generación. Nuestro texto nos habla de un joven llamado Eliseo. Era un hombre hambriento de todo lo que Dios podía darle. Quería al Señor y Su poder en su vida y estaba dispuesto a pagar el precio para conseguirlo.

Este pasaje nos dice lo que le costó a Eliseo obtener la porción doble que pidió. Lo que aprendemos aquí de él también es valioso en nuestras propias vidas. Como sucedió con Eliseo, el manto del ministerio en estos días descansa sobre usted y sobre mí. Si vamos a ser tan eficaces como deberíamos para la gloria del Señor, entonces también necesitamos el poder del Espíritu de Dios. Este pasaje nos dice cómo conseguir el poder de Dios en nuestras vidas. Miremos juntos estos versículos esta noche mientras predico acerca de, ¿Cómo obtener la doble porción?

LA PETICIÓN DE ELISEO (v. 9-10).

¿Qué estaba pidiendo? (v. 9). ¡Eliseo pidió recibir una doble porción del espíritu de Elías! Personalmente creo que, dicha petición, no tenía nada que ver con el poder celestial que descansaba sobre el profeta. Más bien, tenía que ver con el cumplimiento eficaz de su ministerio, al ser un sucesor de Elías. Según el primer libro de Reyes, capítulo 19, versículo 16, Dios ya había escogido a Eliseo como sucesor de Elías. El texto dice, “A Jehú hijo de Nimsi ungirás por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat, de Abel-mehola, ungirás para que sea profeta en tu lugar.

Ahora, cuando leemos esto de la “doble porción”, inmediatamente viene a nuestra mente uno de los privilegios que recibía el hijo primogénito (cfr. Deuteronomio 21:17). Lo interesante es que, dentro de esta relación espiritual que se ha formado entre Elías y Eliseo, precisamente por su llamamiento, vemos que Eliseo llamó “padre mío” a Elías en dos ocasiones aquí en 2 Reyes 2:12. Eliseo estaba pidiendo el derecho del primogénito. Él estaba pidiendo una doble porción, pero no de tierras o de riquezas, sino del espíritu de Elías. ¿De qué se trata? No se trata de hacer milagros o de hacer más que Elías, sino de su carácter, de su carácter. Por ejemplo, de Juan el bautista se dijo que él vino con “el espíritu y el poder de Elías” (Lucas 1:17). Pero, ¿qué milagros hizo Juan el bautista? Ninguno. De la misma manera, cuando Eliseo pide una doble porción del espíritu de Elías, simple y sencillamente está hablando de heredar su carácter, sus cualidades morales y espirituales como hombre de Dios. Él esperaba:

  1. Un espíritu de fe. Elías aprendió a confiar en la presencia y el poder de Dios en este mundo. Sabía que Dios tenía el control absoluto de cada situación. ¡Caminó por fe! Y esto es también lo que Eliseo quiere.
  2. Un espíritu de obediencia. Elías obedeció a Dios instantáneamente y sin dudar, ¡incluso cuando los mandamientos de Dios no tenían ningún sentido! Esto es lo que Eliseo quería.
  3. Un espíritu de valor. su fe en Dios y su obediencia a Dios se combinaron para darle el valor para defender a Dios, incluso cuando otros huyeron. Esto es lo que Eliseo quería.

Simplemente quería tomar el relevo donde Elías lo había dejado. ¡Quería ser el próximo profeta de Israel!

Quería la misma solicitud de Elías (v. 10). Se le dice a Eliseo que ha pedido algo “difícil”. En otras palabras, estaba más allá del poder de Elías conceder tal solicitud. Solo Dios podía levantar profetas y dar posiciones de poder e influencia. En la superficie, ¡la petición de Eliseo parece un poco egoísta! Parece como si estuviera pidiendo el doble de poder y el doble de gloria, etc. Pero, en realidad, su petición es de naturaleza muy humilde. Eliseo sabe que Israel todavía necesita un hombre de Dios para que entregue su palabra y haga la obra de Dios. También sabe que, si va a ser ese hombre, entonces necesita un poder que ningún posee sin Dios. Necesita el poder de Dios obrando en él y a través de él si quiere llevar a cabo este ministerio. Eliseo no estaba pidiendo riqueza o posición. Estaba pidiendo ser controlado por el Espíritu de Dios. De hecho, ser un hombre de Dios dedicado y franco durante la dinastía de la casa de Omri y Acab, era vivir una vida de constante peligro. ¡Estaba pidiendo poder divino para cumplir la voluntad de Dios! ¡Esta petición no se trataba de orgullo, era de necesidad!

Su pedido requería el cumplimiento de condiciones (v. 10). Elías le dice a Eliseo que, si él está con él hasta que lo saquen de este mundo, entonces tendrá lo que está pidiendo. La idea aquí es que esta bendición puede ser suya, ¡pero Eliseo debe permanecer fiel hasta el final! Habría sido mucho más fácil para Eliseo haberse quedado en una de las ciudades por las que pasaron, pero si se hubiera retirado en el camino, ¡nunca habría recibido la bendición que deseaba y necesitaba desesperadamente!

Si alguna vez hubo un día en el que necesitáramos personas con un corazón como el de Eliseo, ¡es el día en que vivimos! ¿Cuándo sabremos que nunca podremos hacer lo que el Señor nos ha llamado a hacer? Durante demasiado tiempo, la iglesia ha tratado de operar bajo la maquinaria de la sabiduría y el poder humanos. Como resultado, hemos perdido el poder de Dios que nos hizo extraordinarios. Lamentablemente, muchas iglesias y predicadores creen que pueden obrar mejor bajo el poder de la sabiduría humana. En contraste, Pablo dijo que “el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría” (1 Corintios 1:21). Y, de hecho, a los corintios también les recordó diciendo, “ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder” (1 Corintios 2:4).

Hermanos míos, ¡debemos buscar al Señor para obtener poder espiritual en estos días! No necesitamos preocuparnos por los números. No debemos preocuparnos por convertirnos en amigos de los pecadores. No necesitamos quedar atrapados en los muchos debates en los que están involucrados los corazones y las mentes de la gente de la iglesia. Porque hoy en día muchos creen que cada hermano debe estar capacitado para debatir, para conocer la lógica, para conocer la dialéctica o las diversas técnicas de la retórica. No mis hermanos, lo que tenemos qué hacer es cumplir el mandato de Efesios 5:18, que dice, “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”. ¡Necesitamos estar llenos del Espíritu de Dios! ¡Necesitamos presentarnos ante el Señor y permitir que la influencia de su palabra sea una realidad en nuestras vidas! Si queremos hacer la obra de Dios, necesitamos ese poder resulta de una vida rendida a su voluntad revelada en su palabra. Necesitamos ese poder más de lo que necesitamos dinero, edificios hermosos, técnicas publicitarias, retórica y demás ciencias humanas, necesitamos a Dios. ¿Qué tácticas de guerra humanas llevó a la victoria a Israel cuando conquistó a la gran Jericó? ¿Qué técnicas de pesca usaron los discípulos cuando tuvieron aquella pesca milagrosa? ¿Qué técnicas de batalla usó David para vencer al gigante? ¿Qué palabras de persuasión usaron los leprosos para alimentarse en el campamento de los enemigos? ¿Qué técnicas de evangelismo usaron los apóstoles para ir a predicar el evangelio a todas las naciones? Todo lo que ellos necesitaron fue el poder de Dios sobre sus vidas. No es por el folleto más bonito, o es por el edificio más agradable, no es por la mejor entonación de himnos, no es por la mejor oratoria, no es por las muchas tortas y refrescos que uno pueda regalar, sino por el poder de Dios.

¡Este tipo de bendición y poder no llega sobre los que no están comprometidos! ¡Está reservado para aquellos que están dispuestos a pagar el precio en oración y santidad ante el Señor! Si estamos dispuestos a ir hasta el final con el Señor, ¡Él bendecirá nuestra vida con Su poder y gloria! No se trata de una orgullosa petición a Dios para que nos llene de Su Espíritu y que nos use para Su gloria, ¡se trata de sobrevivir! ¡El futuro exige que los siervos de Dios estén llenos del Espíritu de Dios! Pero para eso, necesitamos esa misma disposición e interés que mostró el profeta Eliseo.

Mis hermanos, ¡nos haría bien recordar que todos esos grandes hombres de Dios que tanto admiramos están en el pasado. Ya se han ido y no volverán a pisar nuestra tierra. El manto nos ha sido pasado y somos responsables de servir al Señor por nosotros mismos en estos días. Necesitamos a Dios, no las historias sobre lo que hizo por otra persona. Necesitamos que Él lo haga en nosotros hoy.

ELISEO MANIFESTÓ UNA FIRME RESOLUCIÓN (v. 1-8).

Desde el momento en que se hizo evidente que Elías se iba, hasta el momento en que él se fue, y Eliseo recibió la bendición, varias pruebas se cruzaron en sus caminos que intentaron obstaculizarlos. Sin embargo, Eliseo se mantuvo enfocado en obtener la doble porción.

La oposición no hizo menguar su determinación (v. 3-5). A cada paso, los hijos de los profetas le hacen a Eliseo la misma pregunta: “¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti?” (v. 3). Esto podría desanimar a cualquiera. Por eso, cuando tenemos la determinación por servir a Dios, debemos esperar que a nuestro alrededor habrá personas que harán todo lo posible para convencernos de que es tiempo perdido. ¿Por qué sucede esto? Porque la fidelidad hace patente la infidelidad, o la indiferencia de ellos. Mis hermanos, el compromiso incondicional a la causa de Cristo deja a muchas personas desconcertadas. ¿Qué fue lo que sintieron los hermanos de José en su contra? ¿Qué fue lo que obtuvieron los tres jóvenes hebreos por su lealtad al Señor? ¿Qué fue lo que obtuvo Daniel a causa de su piedad? ¿Qué palabras escuchó Pablo luego de predicar el evangelio? Festo le dijo, “Estás loco, Pablo; las muchas letras te vuelven loco” (Hechos 26:24). Entonces, no debemos dejar que esa multitud de personas nos desanime. Solo sigamos caminando en plena lealtad y fidelidad al Señor.

Las oportunidades no le hicieron cambiar su determinación (v. 1-6). Es interesante que cada vez que Eliseo pasaban por una ciudad, Elías incluso intentaba que Eliseo se quedara. Este no fue un esfuerzo de su parte para obstaculizar el progreso de Eliseo, fue diseñado para poner a prueba su determinación. Por supuesto, cada uno de los lugares mencionados eran lugares de suma importancia para cada judío, y sin duda alguna cada lugar habría sido un buen lugar para quedarse.

  • Fue en Gilgal donde los israelitas celebraron por primera vez la Pascua en la tierra prometida. Aquí los varones nacidos durante la peregrinación por el desierto fueron circuncidados y se renovó el pacto (Josué 5).
  • Fue en Betel donde Jacob se encontró con Dios y soñó con ángeles que descendían y ascendían del cielo (Génesis 28).
  • Fue en Jericó donde Israel tuvo su primera victoria militar en la tierra prometida (Josué 6). Jericó también era una ciudad fronteriza. Pasar más allá de este lugar era entrar en un territorio nuevo y salvaje.
  • El Jordán representaba el límite de la Tierra Prometida. Cruzarlo significaba entrar en la muerte. Era una barrera formidable que pocos querrían cruzar.

Nosotros también nos encontramos en estos mismos lugares en nuestro caminar con el Señor. Demasiados creyentes pasan toda su vida fe en Gilgal. Nunca crecen y nunca van más allá de eso. Siempre son niños en Cristo. Algunos llegan hasta Betel. Captan la visión de la gran obra de Dios que debe realizarse. Ven las necesidades, sienten el tirón, pero nunca pasan del lugar de soñar sobre lo que podrían hacer. Nunca dan el siguiente paso para hacer realidad esos sueños y visiones. Otros se aferran a su Jericó. Viven de las victorias del ayer. Recuerdan lo que pasó allá atrás, olvidando que el mismo Dios que bendijo entonces desea bendecir ahora. Luego, algunos vienen al Jordán. Ésta es la barrera entre la vida propia y la vida espiritual. Son pocos los que dan ese último paso de fe y se entregan para ir con Dios hasta el final. Note que, de todos los profetas, solo Eliseo tuvo suficiente fe para cruzar el río e ir con Elías, y fue Eliseo quien recibió la doble porción. No permita que las oportunidades se queden en el camino para obstaculizar su progreso, sino por fe, proceda con Dios y observe cómo Él quita las barreras (v. 8)

Los obstáculos no afectaron su resolución (v. 1-6). Es interesante que, incluso Elías parecía ser un obstáculo para el progreso de Eliseo. Después de todo, intentó 3 veces que Eliseo se quedara atrás. Luego el Jordán también se erigió como una barrera entre Eliseo y el recibir lo que deseaba. ¡Pero aun así continuó! Resolvió en su corazón quedarse con Elías hasta que se lo llevaran. No quería perderse la bendición. Incluso el Jordán no fue un obstáculo para la fe de este hombre. Después de todo, si Elías iba a pasar el Jordán, ¡entonces también lo haría Eliseo! ¡Cualquiera que sea el medio que usó su maestro, sería el medio que él mismo usaría para cruzar la corriente!

Mis hermanos, cuando decidimos ir con Dios, tengamos en cuenta que los obstáculos se cruzarán en el camino. Sin embargo, cuando se hagan presentes, no olvide que Dios los permite para nuestro crecimiento. Y si confiamos en Dios, esos obstáculos lo único que harán es ser un puente entre nosotros y su bendición. Mire, Cuando Elías y Eliseo llegan a la orilla del Jordán, Elías tuvo fe en Dios y dividió las aguas. Y Eliseo estuvo participando de ese milagro, porque perseveró a pesar del obstáculo. Si resolvemos en nuestro corazón servir a Dios de verdad, entonces no permitamos que nada más que la muerte sea lo que impida nuestra obra.

ELISEO CUMPLIÓ CON LAS CONDICIONES DE LA BENDICIÓN (v. 11-14).

Debido a la perseverancia que mostró Eliseo, tuvo la bendición de participar y ser testigo de eventos maravillosos.

Eliseo fue testigo del levantamiento de Elías (v. 11). Debido a que permaneció con Elías, él pudo ver al hombre de Dios ser levantado al cielo por un torbellino.

Eliseo usó el manto de Elías (v. 12). Debido a que se quedó con el hombre de Dios, se le dio el manto de Elías. Esta prenda de piel de oveja era la señal tangible de que el ministerio de Elías había sido transmitido a Eliseo. En otras palabras, debido a que se negó a ser defraudado, distraído o desviado, Eliseo obtuvo exactamente lo que pidió. Heredó el ministerio de su maestro.

¡Aquellos que pagan el precio para permanecer con el Señor e ir con Él a través de cada dificultad y obstáculo, lo verán hacer lo inexplicable una y otra vez! Pero, aquellos que eligen la ruta fácil nunca llegan a ver lo mejor de Dios. Hagamos un esfuerzo adicional para ver lo extraordinario. Así lo hizo Gedeón con sus 300 hombres. Si desea ver la gloria y el poder de Dios manifestados y mostrados ante sus ojos, entonces no desenganche y no retrocedas ni te des la vuelta. Solo quédate con Dios y agárrate. ¡En Su tiempo Él se moverá con poder y gloria!

Eliseo caminó con el maestro de Elías (v. 13-15). Cuando Eliseo regresó a las orillas del Jordán, supo que el manto y el ministerio de Elías ahora eran suyos. Ahora, él, con fe, invoca al mismo Dios que había obrado a través de Elías para obrar a través de él. Invoca al Dios que ¡Responde con fuego! ¡Al Dios que detiene y comienza la lluvia! Al Dios que alimenta a sus siervos por medio de cuervos. Al Dios que multiplica la harina y el aceite. Al Dios que resucita a los muertos. Al Dios que es lo suficientemente poderoso como para sacudir las montañas con el viento y romperlas con el terremoto. Al Dios que habla a Sus hijos con una voz suave y apacible. Ese es el Dios al que Eliseo estaba invocando y obtuvo la respuesta que estaba buscando. ¡Tal como lo habían hecho con Elías, las turbulentas y turbias aguas del Jordán se separaron para Eliseo! ¡Había obtenido la doble porción!

Es ese mismo Dios al que servimos. Él todavía se está moviendo de grandes maneras para cumplir Su voluntad en el mundo. Todavía alimenta a Sus hijos, mueve sus montañas, responde con fuego y obra maravillas. Él sigue siendo el mismo Dios que siempre ha sido, y todavía tiene todo el poder en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18; Lucas 1:38; Job, 42:2; Isaías 40:12). Pero, aunque es el mismo Dios, la pregunta es, ¿somos esa clase de siervos? ¿Somos esa clase de personas que queremos tomar el manto del ministerio para hacer su voluntad? ¿Somos esa clase de personas que tienen a Dios en primer lugar? ¿Somos esa clase de personas que tiene plena confianza en él?

CONCLUSIÓN.

Entonces, ¿queremos la doble porción en nuestra vida? ¿Queremos estar en una posición en la que el Dios del cielo nos esté usando para Su gloria en este mundo? Todo lo que se requiere es un caminar constante con el Señor, siguiéndolo a pesar de todo. Cuando llegue al lugar donde todo lo que desea es a Dios y su voluntad, encontrará que Dios es todo lo que necesita.

Es interesante observar a los hijos de los profetas, ven a Eliseo dividir el Jordán como lo hizo Elías y saben que el manto ha pasado a Eliseo. También saben que Elías les ha sido quitado, pero están decididos a ir a buscarlo (v. 16-18). Parece que estos jóvenes pensaron que necesitaban a Elías para seguir adelante con Dios. Quizás solo querían encontrar su cuerpo y enterrarlo. De cualquier manera, Eliseo se ha encontrado con el Dios de Elías y cuando tienes al Dios de Elías, ¡ya no necesitas a Elías! ¿Cómo recibió Eliseo la doble porción? Él la deseaba. Estaba totalmente comprometido con eso. ¡Y la recibió!

Así que, ¿Dónde está en su viaje espiritual esta mañana? ¿Desea esa una doble porción? ¿Anhela ver a Dios moverse con gran poder? Si es así, enfóquese y manténgase enfocado. En Su tiempo, él se moverá con poder en su vida. Pero, si tuviera que admitir que todo bajo el sol, excepto Dios, tiene su atención, tal vez deberías acercarse a Él y buscar a Dios hasta que obtenga todo lo que Él tiene para darle.

Deja una respueta